martes, 3 de julio de 2018

El Tarot y la Cabalá.


La Cabalá, Cabalah, Kabbalah, o como quieran escribirlo, es un cuerpo de conocimiento místico de origen hebreo (aunque míticamente se remonta a los orígenes del ser humano) que explica el funcionamiento completo del sistema de la creación y permite alcanzar la unidad con el creador. Los cabalistas afirman que es un conocimiento que ha existido siempre sin embargo de manera oral y la historia señala su origen en el siglo XII, sin embargo, al igual que sucede con el Tarot, me parece que su origen no es tan importante a la hora de analizar su contenido más que para comprender el desarrollo de los conceptos, pero no quitan validez al método en sí.

Llevo algún tiempo estudiando la Cabalah, la rabínica. Cuando empecé a estudiarla, fue principalmente porque era un tema que yo consideraba "del Tarot" y que había aplazado por dos motivos: uno, el vínculo entre ambos es bastante dudoso, por no decir arbitrario; y dos, me parecía altamente limitante a la lectura intuitiva, que es la que más me gusta y la que más se adapta a la gran variedad de mazos que existen.

No podría decir que he pasado más allá de entender los fundamentos más básicos de este increíble cuerpo de sabiduría y sin embargo, con ese poquito de luz que me ha sido revelada, el cambio en mi vida ha sido radical, literalmente. Las raíces, los fundamentos de mi enfoque de la vida ya no son los mismos. Lo que se puede aprender de la Cabalah desde el Tarot, es una porción bastante poco gráfica de lo que la Cabalah es, y a poco andar me di cuenta de que todo lo que había aprendido no era sino una adaptación del conocimiento a una necesidad sincrética de las escuelas esotéricas (que aman el sincretismo) y dejé de pensar en la idea de usarla para el Tarot y me centré en ella sola. Luego de este ciclo de fundamentos quedo con ganas de más, de mucho más. Y es por eso que en este punto quisiera dar mi opinión como tarotista de la cabalah, ¡no sea que llegue un punto en que el Tarot se pierda en ella y ya no pueda hacerlo!

El Tarot no tiene nada que ver con la Cabalah, y al mismo tiempo, tiene todo que ver.

Me explico, el Tarot en su origen no tiene relación con este conocimiento que el pueblo hebreo ha custodiado, no fue inventado para explicarlo aunque sí para representar ciertos conceptos filosóficos y culturales de su tiempo en los que quizá y sólo quizá, luego del Rab. Isaac Luria (El santo Ari) haya permeado algo, dentro de un concepto lúdico como el juego. Está bastante probado que el Tarot nació en Italia, no en Egipto ni en Jerusalém. Sin embargo, en su desarrollo, en el que fue adquiriendo el peso de los conceptos filosóficos y místicos del esoterismo occidental y haciéndose su recipiente, fue adquiriendo similitud (afinidad de forma, quizá) con la Cabalah. Así encontramos arquetipos (en el sentido Jungiano original) comunes: la carencia, el deseo, el padre, la madre, el altruismo, la unidad o hermandad, dualidad, etc. Su afinidad tiene que ver, con el fin de explicar el funcionamiento de la realidad material y espiritual. Pero el Tarot lo hace desde una perspectiva cristiana medieval y/o renacentista, mientras que la Cabalah explica el proceso desde los símbolos de la Torah Hebrea.





El Tarot, entonces, ¿puede servir para entender la Cabalah? Sí. Al ser conocimientos que vienen "de los mundos superiores", y que por lo tanto, no se pueden expresar mediante el lenguaje terreno, se expresan por medio de analogías ("las ramas"), conceptos que podemos encontrar u homologar en las imágenes de los Tarots. Esto es equivalente a su uso para la comprensión de los arquetipos, que también son ideas del abstracto que se adquieren no por la vía de la razón consciente, sino desde el subconsciente o el sentido espiritual. Desde ese punto de vista, el Tarot es una especie de diccionario en el que se describen simbólicamente procesos internos del ser, y por eso se hace tan fluido y fácil usarlo para la magia ceremonial, el psicoanálisis, el misticismo en todas sus formas y también la adivinación. Ahora bien, me parece un error pensar que su uso para uno de estos fines excluya a los demás. El Tarot se ha probado a sí mismo un lenguaje sencillo y asequible que sirve para cualquier fin en el que se haga necesaria la comunicación simbólica.

Pero ¿se puede entender la Cabalah sólo por medio del Tarot? No. Cabalah sin Torah no es Cabalah, ya que ella es su principal revelación, de la cual el resto de los textos cabalísticos son comentarios y aclaraciones.

¿Pero entonces la Cabalah sirve para aprender el Tarot? No, pero sirve para ampliar el entendimiento de la vida, y el mayor entendimiento de la vida sí amplía el entendimiento del Tarot. Por eso, pienso que si en algún momento fuera a leerlo usando el conocimiento de la Cabalah no se parecería en nada a las asociaciones entre el árbol de la vida y los arcanos que usualmente se ocupan en las escuelas esotéricas.

En conclusión, el Tarot y la Cabalah tienen una afinidad como medios para entender el universo, sin embargo, eso no sostiene el sistema que se ha creado sobre el convencimiento de Eliphas Levi (amante de la Cabalah, aunque cristiana) de que tenían el mismo origen y de que estaban innegablemente unidas. Sus similitudes son las mismas similitudes que podemos encontrar entre las múltiples formas de misticismo presentes en las distintas culturas, ya que todas ellas son herramientas que buscan ayudar al hombre es su aspiración más fundamental: Comprender la existencia.

Todo el mundo debiera aprender Tarot. Todo el mundo debiera aprender Cabalah.

No hay comentarios:

Publicar un comentario